Mirador de las Casas de Planisses o Casas de Onil, 26 de marzo de 2014.




Bonito y suave recorrido al mirador de las Casas de Planisses o Casas de Onil.


El recorrido de hoy, que realizo junto a mi mujer, se inicia en el primer ensanche que encontramos a la izquierda, una vez rebasamos el Portell de Catí en dirección a Castalla (CV 8170 de Petrer a Castalla).

Inicio de la ruta

Desde aquí, nos adentramos por una pista forestal  que seguiremos hasta llegar a un punto donde encontramos una curva de unos 90 º hacia la derecha, donde el camino se abre en dos (luego confluyen de nuevo) y se inicia una subida.

De frente, encontraremos el inicio de la senda que muestran las siguientes fotografías y que seguiremos hasta alcanzar un camino.





Alcanzado el camino, seguimos por él hacia la izquierda (hacia la derecha, sin desviarnos, nos devolvería al camino que hemos dejado al principio de la senda).



Pasada la primera curva, encontramos a la izquierda un aljibe. A la derecha tenemos unas estupendas vistas del Maigmó.




Continuamos por el camino en sentido descendente hasta alcanzar las Casas de Planisses o de Onil.




A nuestra izquierda vemos un camino que pasa por delante de la primera casa y un poste de madera con unas señales indicadoras de senderos de pequeño recorrido. Nos dirigimos hacia el poste, pero un poco antes de alcanzarlo, nos dirigimos hacia la derecha, en dirección a la segunda casa, pasando entre dos piedras que marcan el sendero.






El sendero pasa por delante de la segunda casa que se queda a la derecha y nos introducimos por una pequeña senda señalizada con hitos de piedra.



Siguiendo la senda, cruzaremos un camino que viene de la derecha. Si seguimos por él hacia la izquierda, nos conduce al mismo sitio porque más adelante enlazan camino y senda y nos llevan hasta el mirador.





El mirador resulta un lugar encantador por su emplazamiento y vistas, con el mar al fondo, que os muestro en las siguientes fotografías.









Vistas del pantano de Tibi




Durante el recorrido de hoy, nos ha ido acompañando el viento con mayor o menor intensidad, produciendo varios cambios en el tiempo: hemos tenido rachas de viento fuerte y frío, a rachas sin apenas viento. Hemos podido disfrutar del sol y, nos han llegado a caer copos de nieve.


A continuación, muestro unas fotografías, de las mismas perspectivas aproximadamente que las anteriores, en las que se ve como se va acercando el temporal y como llegan a caernos copos de nieve.














Tras disfrutar del encanto del lugar y de la grata experiencia vivida, iniciamos el recorrido de regreso volviendo sobre nuestros pasos hacia el lugar de inicio y fin de la ruta.