Subida al Despeñador, 2 de junio de 2016


Bonita ruta por Catí de la que destaca la subida  a la cumbre del Despeñador, de unos 1261 metros de altura.

El inicio de la ruta lo establezco en la carretera  que une Petrer y Castalla, pasado el acceso a la zona de los refugios de Catí y antes de coronar el Portell de Catí.

Lugar de inicio y fin de la ruta
Comienzo a caminar por un pequeño tramo de carretera en sentido descendente dirección Petrer.


Enseguida se llega al camino de acceso a la zona de refugios y me adentro en él. La primera referencia a seguir la encuentro en el inicio de este camino. Se trata de una señal indicadora con una marca de color azul, que sirve de guía para completar una parte del recorrido.



El camino conduce a la zona de refugios.


Cuando comienza a descender hacia los refugios, el camino pasa a ser cementado y, a pocos metros, nace a la derecha un camino que pronto continúa en senda y pasa por debajo de uno de los refugios para alcanzar otro camino, por el que continuamos hacia la derecha.





Continúo por este camino hasta la siguiente bifurcación, donde existe muy buena señalización (Póster con señales indicadoras, marcas de sendero de pequeño recorrido y la señal de color azul que comenté al principio) y donde continúo hacia la derecha en ascenso hasta alcanzar una planicie.



Desde la planicie y con algo de altura, se tienen unas vistas estupendas de las formaciones montañosas que rodean la zona y de todo el entorno.



Un poco más adelante y antes de llegar al mirador, se pasa por una fuente en desuso.


A escasos metros de la fuente surge una bifurcación, donde se descarta el camino de la izquierda y se continúa siguiendo las marcas de sendero de pequeño recorrido.


En seguida se localiza el mirador a la derecha. Me desvío hasta él para contemplar durante unos minutos el paisaje y a disfrutar del momento.





Un panel nos muestra una panorámica de lo que vemos hacia el frente y los nombres de las montañas que desde allí se aprecian.


Tras la visita al mirador, vuelvo al camino y, antes de comenzar la subida hacia el collado, me acerco a otro interesante lugar. A la izquierda del camino, ubicado en una zona donde las vistas son tan buenas como las del mirador, hay un banco con una placa en memoria de Ken Turner, quien al parecer, formaba parte de The Castalla Walkers.


Continúo con el ascenso hacia el collado de la Crestería del Fraile por unas escalinatas que llegan hasta donde la senda se divide en dos para dirigirse a la izquierda a la vía ferrata y para continuar la subida al collado. Este es el tramo más duro de la ruta.




Desde aquí hasta finalizar la subida a la crestería, hay dos tramos del recorrido donde se localizan unos cables a modo de pasamanos para ayudarnos, en caso necesario, durante la ascensión.





La subida finaliza en el collado de la Crestería del Fraile y la ruta continúa recto, junto a un hito de piedras. En el lado izquierdo, una póster nos informa del itinerario a seguir para llegar al Despeñador o dirigirse hacia el Pantanet por la crestería.



Las vistas hacia el valle de Catí, son estupendas.


Unos metros más adelante la senda bifurca en dos. Tanto una como otra opción nos conducen al Despeñador, una lo hace por la crestería y otra, la que sigo en este caso, se dirige hacia el interior por la izquierda. Ambas se van uniendo a lo largo del recorrido hasta la cumbre y, aunque suelo escoger la opción de la crestería, esta vez he decidido elegir la que discurre por el interior porque combina los dos modos de disfrutar de los paisajes de la sierra.



Las senda elegida desemboca en la opción que discurre por la crestería y brinda un bonito espectáculo paisajístico.



En el punto que se muestra a continuación, vuelvo a optar por la opción interior y me adentro a ella por mi izquierda.



Más adelante se volverán a unir y separar al menos dos veces.




En algunos tramos el itinerario discurre por la roca y, para seguir la ruta, hay que fijarse en la combinación de marcas de sendero de pequeño recorrido y, principalmente, de los hitos de piedra.



La senda alcanza un ensanche donde se nos presentan dos opciones: una de ellas es continuar recto para dirigirnos a la cumbre y la otra, es dirigirnos a la derecha para descender. En este caso, continúo hacia la cumbre y luego, volveré de nuevo a este punto para realizar desde aquí el descenso.





Alcanzo la cumbre del Despeñador donde su ubica su vértice geodésico y cuya altura es de 1261 metros y paso un rato por su alrededor disfrutando de las vistas.



Para regresar vuelvo sobre mis pasos hasta el cruce antes mencionado para realizar el descenso.




Llego al lugar desde donde voy a descender y que muestra la siguiente fotografía, para continuar por mi izquierda siguiendo las marcas de sendero de pequeño recorrido.



A los pocos metros de comenzar la bajada, a la izquierda, se encuentra este rincón ideal para almorzar.


Lo visito y sigo bajando.





La senda llega al depósito de agua ubicado en el Portell de Catí y a la carretera que une Petrer y Castalla.


Una vez en la carretera, me dirijo por ella hacia la derecha, caminando el último tramo hasta llegar al lugar de inicio y fin de la ruta.