A la Velleta, 20 de septiembre de 2013





Recorrido por la Velleta y sus alrededores.

La ruta de hoy la inicio junto al Colegio Público La Foia de Petrer. Desde allí atravieso el puente que cruza por encima la autovía hacia Cuatro Vientos.




Al final del puente me dirijo a la derecha, en dirección a Ferrusa y al Cid, y a los pocos metros, cruzo al otro lado de la carretera para coger el camino asfaltado que pasa por delante de las instalaciones de la Base Iris de Cuatro Vientos y que se encamina hacia los depósitos de agua que vemos frente al puente, encima de la glorieta.



Aquí se inicia una ligera ascensión hacia los depósitos de agua, donde se suaviza durante unos metros, hasta que llegamos a la Cueva del Ojo, situada a espalda de los depósitos de agua. Esta se encuentra cerrada con una puerta metálica. 
El camino continúa en ascenso por el lado izquierdo de la cueva.

La cueva del Ojo

En seguida se coge altura, y si volvemos la vista atrás, podemos obtener la siguiente panorámica del castillo de Petrer.


Cuando finaliza el repecho de subida más pronunciada, se llega a una zona de ensanche. Allí surgen dos sendas a la izquierda que descartamos porque el itinerario de hoy continúa  por el camino en subida más suave que la anterior, hasta llegar a una zona de pinos que queda a la izquierda. Aquí hay que prestar atención porque, junto al pino más alto, surge la senda que nos conduce a la Velleta. Al inicio de la misma hay un pequeño hito de piedras.






La senda discurre en llano y en leve ascenso hasta llegar a un collado con un ensanche desde donde surgen  otras sendas tanto a izquierda como hacia la derecha (esta última en ascenso hacia el sentido que llevamos). Si miramos un poco hacia nuestra derecha vemos, entre dos crestas de rocas, a la Velleta. Se trata de una formación rocosa cuya figura, desde lejos, se asimila a la típica viejecita con moño que sentada en una silla, parece estar tejiendo como sucedía antiguamente. De ahí viene el nombre de la Velleta (la viejecita).



Vistas de la Velleta desde el collado



Continúo por la senda que encuentro de frente y que a los pocos metros, comienza a descender suavemente hasta que llega a una pequeña vaguada e inicia un suave ascenso. A la izquierda se observa otra senda que hoy descartamos. Sigo por la senda que llevo en la que hay que rebasar una roca a modo de escalón.





Roca en la senda a modo de escalón

La senda llega a otro ensanche y hace una curva de unos 90º hacia la derecha, para descender hacia la zona de la Finca Ferrusa. En dicho ensanche, surge otra senda que sube hacia la izquierda y que es la que hay que seguir. Mientras se sube, podemos observar restos fósiles en las rocas.



Vista de la bajada hacia Ferrusa
Subida hacia la Velleta




La subida termina en una explanada que nos recibe con un hito de piedras.
Desde la explanada se tienen unas vistas completas de la Sierra del Cid, desde la "silla" hasta los Chaparrales.










En la explanada se coge la senda hacia la derecha y al poco bifurca en dos. Da igual el lado que se elija porque la senda se vuelve a unir un poco más adelante.




Una vez que las dos sendas vuelven a unirse, hay que dirigirse hacia la derecha por la parte inferior de las rocas que coronan la subida.






La senda desciende un poco junto a las rocas, quedando un escalón a la izquierda que es por donde continúo. La senda que llevamos sigue en descenso y puede que también se dirija hacia la Velleta. Yo suelo ir por aquí y creo recordar que la senda que desciende presenta algún problema para continuar. No obstante, no lo puedo asegurar.



Desde la Velleta y sus proximidades, se tienen estupendas vistas de Elda y Petrer, llegando a distinguirse Sax.


Al fondo se puede distinguir Sax



Imagen de la Finca Ferrusa

Ya en la Velleta y aprovecho para recrearme disfrutando del paisaje y de la tranquilidad del lugar.



Vistas del Cid desde la Velleta


El regreso lo hago desandando lo andadado hasta llegar de nuevo al anterior cruce del hito de piedras.  En vez de descender la senda por la que he accedido al hito de piedras, continúo recto.


La senda llega a un collado junto al que se encuentra otro hito de piedras, mucho más grande que el anterior, con vistas al Cid.




Vistas desde el collado
 
 
Vistas del siguiente collado

Desde el collado la senda desciende y surge otra hacia la derecha. Hay que seguir hacia abajo a la izquierda.




 Se llega al poco a otra llanura, donde surgen otras sendas y existe una semi glorieta de piedras. Yo sigo recto por la senda que asciende al siguiente collado descartando las demás.




Desde lo alto del collado se observa el camino del inicio del recorrido y la senda que nos ha conducido a la Velleta. Hay que bajar hasta el cruce de sendas. 





Alcanzado el cruce de sendas, regreso hacia el camino de inicio para concluir el recorrido de hoy.

La Sierra del Caballo