Recorriendo el GR-7 en Castellón. Del Mas de Noguera a Bejis. 14 de junio de 2013.




Tercera etapa del recorrido por el GR-7 en la provincia de Castellón desde el Mas de Noguera a Bejis.




A las 06:00 horas iniciamos Vicente y yo el recorrido por el GR-7 (por parte del GR-7) en su trayecto desde el Mas de Noguera hasta Bejís.

He escrito "por parte del GR-7" entre paréntesis porque a esta etapa la denominamos, con permiso de Shakira, "la de la intuición".

Salimos del Mas en sentido contrario al que accedimos ayer, iniciándose al poco una pequeña subida por asfalto. 

Iniciamos la salida desde el Mas hacia la cuesta que vemos al fondo de la imagen

Finalizada la subida continuamos camino en ligero descenso y, al poco, cogemos un camino de tierra a nuestra derecha que pasa junto a unas casas de campo y tierras de cultivo.


El camino se dirige hacia un lugar donde, al parecer, discurría un pequeño riachuelo. Nosotros no apreciamos que discurra el agua por él. En el recorrido vamos siguiendo marcas del GR, de un PR y del Camino del Cid. 



Tal como habíamos leído, en un punto de la senda, las marcas del GR nos indican que debemos cruzar al otro lado del cauce, pero haciendo caso a la información que disponemos del recorrido, no cruzamos porque, confirmando esa información, la senda no se aprecia en absoluto debido a la vegetación, compuesta principalmente por aliagas y zarzas que la hacen impracticable. Seguimos por la senda que llevamos hasta un ensanche donde hay un poster sin señal y de donde surgen dos itinerarios. Nosotros seguimos a la derecha en dirección al supuesto riachuelo. El camino discurre ahora por el otro lado del mismo y en sentido contrario al que llevábamos. Como referencia, nos encaminamos hacia los molinos eólicos.
En teoría, circulamos de nuevo por el GR-7, pero hasta un rato después no vemos ninguna marca que nos corrobore esto. Al cabo de un rato, volvemos a encontrar marcas que nos dan tranquilidad.




Continuamos por el mismo camino hasta encontrar un cruce. A la izquierda, el camino desciende junto a unos campos de cultivo. A la derecha, asciende, al parecer, hacia la zona de los molinos eólicos. Tras recorrer un tramo de ambos caminos, no localizamos marcas ni a izquierda ni a derecha. Llevamos aproximadamente una hora y cinco minutos de recorrido y ya no vemos más marcas que señalicen la ruta. Siguiendo nuestra intuición (de aquí viene lo de la "etapa de la intuición"), y gracias a la información a la que solemos acceder antes de realizar algún recorrido de esta índole, cogemos el camino que desciende a la izquierda junto a campos de cultivo. La información nos dice que el sendero discurre por un camino  entre pinos y que debemos cruzar una carretera nacional para llegar a la zona de la vía verde de ojos negros.
Al poco, el ruido de vehículos nos hace pensar que, sea o no el GR-7 lo que vamos siguiendo, vamos en dirección correcta. 
Al rato, el camino que llevamos bifurca en dos. Ambos caminos discurren entre pinos. Volvemos a realizar la operación de adentrarnos en ellos para ver si localizamos marcas que nos confirmen el camino a seguir y nuevamente nos sucede lo mismo; ni en uno ni en otro las encontramos. Siguiendo nuestra intuición y el ruído de la carretera, que quizá sea la que hay que cruzar, elegimos el camino de la derecha. Este camino nos conduce a la autovía Mudéjar, la A-23, que cruzamos por bajo, según parece, por la CV-2092, para llegar a una glorieta donde confluye con la CV-2391. 


En este punto cruzamos por bajo de la autovía A-23

Un poco antes de la glorieta, a nuestra izquierda, hay una finca, que según analizamos después de la marcha, debe pertenecer a Masadas Blancas. Mientras Vicente se acerca a la finca para ver si hay alguien y nos puede ayudar a retomar el GR, yo veo un panel al otro lado de la glorieta y me dirijo a él para ver si contiene información del sendero. El panel informa del nombre de la carretera y me indica que bajo, está la vía verde. 
Vicente no localiza a nadie pero le indico que estamos junto a la vía verde y desde arriba, veo como acceder a ella. 
Allí preguntamos a un ciclista que nos indica que la vía verde sí que se dirige a la zona de Bejís. Antes de seguir camino por ella intentamos localizar alguna marca pero sólo vemos una indicación metálica en un póster dirigida hacia el lugar de donde veníamos.

Aquí iniciamos el recorrido por la vía verde

Ante todo esto, decidimos seguir la vía verde dado que sabíamos que el GR-7 transita por ella, al menos en un tramo.







  
El almuerzo lo hacemos en uno de los bancos que hay dispuestos en algunos tramos de la vía verde.



Finalizada la ingesta, continuamos camino por la vía verde. Desde donde hemos almorzado vemos un camino que circula algo más abajo del otro lado de la vía del ferrocarril y pensamos que pueda ser por donde discurre el GR-7.


Después de varios kilómetros por la vía verde, nos reencontramos con las marcas que señalizan el recorrido. Acceden por un camino a nuestra derecha que en otro punto, ha cruzado por bajo de la vía del ferrocarril.



El GR-7 aparece en la vía verde por la derecha de la imagen
La primera marca del GR que encontramos ya dentro de la vía verde
   
Continuamos camino, de nuevo por el GR-7.



En el apeadero de Bejís - Torás
En un punto del camino, el GR abandona la vía verde. Cruza la vía del ferrocarril y tras una pequeña subida, llega a una carretera, en concreto es la CV-239. En ella, aunque liosas en algunos tramos, seguimos viendo marcas durante unos kilómetros. De repente, desaparecen y no tenemos nada claro por donde. Ante ello, tomamos otra decisión salomónica: decidimos seguir por la carretera hasta Bejís.


Lugar donde el GR abandona la vía verde










Antes de llegar a la entrada a Bejís, junto a un puente que cruza sobre el río Palancia, nos aparece el GR-7 por la derecha, pero no vemos ninguna marca más y desconocemos por donde entra a Bejís. Justo cuando estamos llegando a Bejís, nos aparece de nuevo por la izquierda.

Sobre las 13:35 finalizamos la etapa de hoy y el recorrido por Castellón del GR-7.
Después de comer, teníamos concertado el servicio de taxi para trasladarnos a San Vicente de Piedrahita, donde dejamos el coche. 
El servicio nos lo prestó Diego Salvador Peiró, quien dispone de un vehículo de nuve plazas y además, adaptado para minusválidos. También puede transportar bicicletas. Por si resulta útil a alguien, sus números de teléfonos son 626 293 130 y 696 751 147. Su dirección de correo electrónico es diegosainete@gmail.com

Analizando desde casa a través de internet el recorrido de hoy, he localizado algunos de los puntos donde pasa realmente el GR y a continuación, voy a tratar de dar alguna explicación de esa parte del recorrido por si sirviese de ayuda a alguien que vaya a realizar este recorrido. 

En primer lugar, cuando encontramos la bifurcación de los caminos que transitan entre pinos, nosotros elegimos el de la derecha y, vista la zona  con Terrasit y Google maps, quizá sea el de la izquierda el que habría que seguir. Este debe confluir a la zona de la vía del ferrocarril, que es por donde discurre el GR-7. No obstante, si hubiésemos seguido por él, no habría habido ningún problema en caso de  haber localizado marcas. De no haberlas encontrado, en el camino surgen varias bifurcaciones y hubiésemos tenido más problemas, por lo que creo que visto así, elegimos lo correcto.

En segundo lugar, con google maps y Terrasit, vi que  el GR sigue paralelo a la vía del tren por el punto donde nosotros nos adentramos en la vía verde. Tendríamos que haber cruzado una barrera y la vía del tren y allí sí que hubiésemos localizado las marcas, que dirigen el sendero hacia el apeadero de Masadas Blancas. El camino a seguir hubiése sido el que he indicado anteriormente, que trasncurre al otro lado de la vía del tren.  

En tercer lugar, no he localizado por donde continúa el sendero cuando perdemos las marcas en la carretera hacia Bejís, pero sí he localizado el punto en el que accede a la población. Como he indicado, aparece antes de la entrada a Bejís por la derecha, antes del puente sobre el río Palancia. Allí cruza al otro lado de la carretera y, por un camino y senda entre campos de cultivo, sube a Bejís y aparece en el punto que comentamos con anterioridad.

Espero, que si alguien lee esta entrada y está interesado en realizar el recorrido, le sirva de ayuda para intentar seguir el itinerario del GR el máximo posible.